SPOTS JAPONESES ¡Ser creativo publicitario en Japón es una fantasía!

Los spots japoneses tienen todos los ingredientes perfectos para que se te queden clavados en la retina. Aquí os dejamos una selección.

Si algo caracteriza a la cultura nipona es su especial forma de vender sus productos en televisión. Locos, delirantes y surrealistas, tienen todos los ingredientes perfectos para que se te queden clavados en la retina. Y es así, la cultura japonesa nunca deja indiferente a nadie y sus creativos publicitarios son la repanocha. Aquí os dejamos una selección de algunos de los spots japoneses más locos que puedes encontrar por la red.

TARAKO, un ejercito de bebés salmón que entra en tu comedor.

Sin duda teníamos que iniciar este post con los anuncios de TARAKO. Esta marca de salsas para noodles a base de huevas de salmón.

Spot fascinante para todos los amantes de la estética kitsch. Y desconcertante por la manera en la que esta especie de salmones bebé aparecen en el comedor de las casas para animar el plato de tallarines de la los niños.

Ojalá cuando éramos pequeños y los lunes llegábamos del colegio para comernos las tristes lentejas de nuestras madres nos hubieran aparecido una especie de chorizos bebé para animar nuestros platos.

CALBEE, el perro que viene de otro planeta para dar grasas suturadas a tus hijos.

SPOTS JAPONESES

¿Imaginas llegar agotado del trabajo y al disponerte a sacar a tu perro este comienza a bailar de manera ridícula para finalmente sacar una bolsa de chips de algún lugar para animarte?

Pues en resumen es esto lo que nos cuentan estos anuncios. Donde una vez más los niños son protagonistas de este surrealismo.

Por cierto en este segundo vídeo el simpático perro nos muestra su verdadera identidad extraterrestre y descubrimos que estos snacks vienen de algún planeta de perros altamente desarrollados.

NISSIN, un huevo gigante que te obliga a comer Noodles.

Siguiendo con spots japoneses de comida, este no deja indiferente tampoco a nadie. Y no lo decimos por el señor huevo. Lo realmente desconcertante de todo esto es que en la primera escena podemos ver que el anciano es un maniquí con careta.

Gozilla después de un duro día destrozando edificios llega a casa y canta en el karaoke.

Todos podemos tener un mal día, incluso si eres un villano. Gozilla termina su día agotado tras destrozar edificios y sembrar el caos. Y es normal, la vida en una ciudad como Tokio no es fácil. Pero nada mejor que cantarte unos temitas en el karaoke familiar tras llegar a casa para soltar todo el estrés del día.

TAGS //
Japan
, japón
, Creatividad
, Spots
, TV
, creativo
, anuncios
, comercial